Pleno Municipal Extraordinario 11 de junio de 2015

Transcripción de la intervención de José Fernando Molina, Alcalde de Alhama de Granada en funciones, en su final de mandato.

“Estimados miembros de la Corporación y vecinos y vecinas de Alhama de Granada.

Es la última vez que tengo ocasión de ejercer en acto público el cargo de Alcalde-Presidente del Excmo. Ayuntamiento de Alhama de Granada. Echando la vista atrás, han sido dos períodos en mi vida dedicada a la Corporación; el primero allá por los años 1996 a 1999, y el segundo ciclo que representa el fin de este mandato.

En muy breve jurará el cargo Jesús Ubiña, nuevo Alcalde de este Ayuntamiento, con quien he tenido ocasión de trabajar conjuntamente en este mandato y él es bien conocedor de los esfuerzos que suponen realizar las tareas de gobierno.

Han sido cuatro años de duro trabajo, que lo comenzamos con gran ilusión, y este factor se ha mantenido inalterado durante todo el mandato, sin perder un ápice de tesón y férrea voluntad en sacar Alhama adelante.

Cuatro años plagados de proyectos, servicios y actuaciones, siempre tomando como único objetivo el bien general de los alhameños y alhameñas. Y en este viaje debo reconocer que siempre me he sentido arropado por los Concejales y Concejalas que han conformado el equipo de gobierno, cada uno en sus respectivas Concejalías. Evidentemente no todo habrán sido éxitos en este discurrir. Soy consciente que en algún momento no habremos sabido dar con todas las expectativas que los vecinos y vecinas habían depositado en nosotros, pero en todos los casos, siempre ha existido buena voluntad y el deseo de no hacer mal a nadie.

Ha sido un mandato centrado en una profunda convicción de la transparencia e impronta democrática de nuestro quehacer diario. Y bien que podemos hacer gala de ello. Tanto en la vertiente propia de diseño y funcionamiento de las propias oficinas y dependencias municipales, haciendo un Ayuntamiento transparente o de “cristal”, hemos pretendido sacar el Ayuntamiento y proyectarlo hacia el ciudadano, con un profundo respeto a todos los miembros de la Corporación, que como es conocido representan diversas ideologías. Debo decir que ha sido una constante en mi mandato conferir todo el respeto y consideración por el resto de miembros de la Corporación, y en especial los de la oposición, para que pudieran desempeñar dignamente sus labores de control y fiscalización, tanto en el acceso a la información obrante en el Ayuntamiento, como desde un punto de vista participativo cuando no consensuado en las distintas decisiones de gobierno adoptadas en este propio Pleno.

Pero esta transparencia y democraticidad he querido llevarla también a lo que la gente más joven y versada en las nuevas tecnologías conoce más, como es el caso de una página web municipal dinámica, abierta, bien estructurada, y donde toda persona que haya accedido, lo habrá podido hacer de manera rápida a muy variada información de los servicios y actividades de las distintas Áreas de gobierno, cobrando un papel de gran importancia la transparencia y buen gobierno.

Han sido cuatro años, como digo, que en algunos casos pudieran haber sido ocho, por lo intenso del trabajo realizado. Comenzando con proyectos que incluso peligraban en su ejecución de mandatos anteriores, como es el caso del Museo de la Cárcel, Centro de Interpretación de Alhama de Granada o CIAG, como se conoce, por citar un caso significativo y reorientando proyectos de gran envergadura desde la mira de la máxima optimización de cara al interés general y su justa proyección para Alhama de Granada, como ha supuesto toda la inversión del proyecto Termadomo.

Los arreglos de vías públicas, embellecimiento de numerosos rincones y de nuestro Conjunto Histórico (empedrado de calles emblemáticas, Plaza de los Presos, etc.), revitalización de zonas degradadas, llevar a ejecución proyectos olvidados de mandatos anteriores (terminación del programa de transformación de infravivienda), han sido constantes durante todo el mandato.

Y pese a la austeridad de la que siempre nos han pretendido tachar, Alhama ha ganado en servicios sociales. Hemos puesto en marcha un incuestionable servicio de ayuda a domicilio, hemos recuperado el Centro Comarcal de Servicios Sociales Comunitarios, hemos cumplido con nuestra promesa hecha a los mayores de recuperar el Centro de Día.

Hemos administrado de manera eficiente cada recurso, tanto económico, como material o de recursos humanos de que disponíamos. Y todo ello con el intento de contagiar entusiasmo y dedicación. Así se ha conseguido realzar hasta lo insospechable el Área de Turismo de este Ayuntamiento, a través de un sinfín de actividades y proyectos, en los cuales cada uno servía de reto de superación para el siguiente. Y esto se ha traducido en una clara aceptación y ubicación de Alhama como turismo preferente.

Hemos trabajado incansablemente en Concejalías que veíamos devaluadas, como es el caso de la Agricultura y Desarrollo Rural. A ello ha contribuido decididamente una ordenada gestión de nuestros aprovechamientos de pastos, madereros, cinegéticos y un largo etcétera.

En estos cuatro años, por decir algunos proyectos hechos realidad, Alhama cuenta con un helipuerto, vital en la gestión de emergencias. Alhama cuenta con un punto limpio, y ha desarrollado una apuesta decidida hacia la mejora del medio ambiente, en su vertiente urbana, siendo muestra de ello, por ejemplo, la supresión de todos los vertidos a los Tajos, en reforzamiento de su proyección como Monumento Natural, como en su vertiente rural, con la clausura de un vertedero ilegal de escombros que como era conocido existía en Dona. Todo ello hace de Alhama una ciudad y Municipio más saludable.

Hemos querido dar una impronta de máxima agilidad y celeridad en los asuntos administrativos, sin restar valor alguno a labores y tareas internas, de gran importancia para el funcionamiento de los servicios administrativos, como ha sido el caso de funcionamiento de los órganos colegiados, y la revisión de instrumentos organizativos internos, como los archivos y registros, la revisión del Inventario de Bienes del Ayuntamiento, y la digitalización de libros y documentos de especial importancia para la vida administrativa de este Ayuntamiento, como es el caso de las Actas de Plenos y Juntas de Gobierno, por citar algunos casos. De todo ello serán testigos generaciones futuras.

Y todo ello ha habido que gestionarlo desde una situación de partida francamente difícil. No es mi estilo pretender restar mérito a otras Corporaciones o equipos de gobierno pasados, pero realmente ha sido duro tener que gestionar con escasos recursos disponibles, derivado de una deuda arrastrada, que hacía de lastre en nuestro viaje, pero creo que hemos llegado perfectamente a buen puerto. Así hemos tenido que hacer frente al pago de diversas inversiones que se habían acometido en el pasado, pero que no habían sido debidamente liquidadas en sus obligaciones económicas. Esto, por ejemplo, ha pasado con el Pabellón de Deportes, por decir un caso especialmente significativo. Pero no quiero restar en modo alguno mérito a gobiernos anteriores, ni caer en la necedad de no saber reconocer cualquier trabajo bien hecho. Pero como digo, la cuestión de déficit de la que partimos ha supuesto trabas que hemos sobrellevado lo mejor posible.

Hemos hecho todo lo posible de cara al empleo, gestionando los diversos programas de apoyo a la contratación, y se ha tomado como referencia dotar la vital importancia a todo empleo público en el Ayuntamiento, a través de bases de selección públicas y abiertas a todo interesado, arropadas en la garantía que ofrece poner toda la selección en manos expertas de empleados públicos regidos por la objetividad e independencia en los procesos de selección.

Y dentro de todos estos proyectos, servicios públicos, actividades, siempre han existido unos verdaderos protagonistas, junto a los cuales, nosotros, los políticos, hemos sido meros solidarios de viaje: los empleados públicos municipales. De todos los funcionarios y personal laboral de este Ayuntamiento me siento especialmente orgulloso, cada uno en su faceta y dependencia determinada, haciendo de su vida una entrega y labor de servicio. He tenido ocasión de comprobar de primera mano la valía de todos y cada uno de los empleados públicos al servicio del Ayuntamiento, los cuales han puesto su granito de arena a la recuperación económica, con la congelación cuando no baja de sus retribuciones, haciendo gala de entereza y entrega hacia lo público. Todos ellos han sabido estar en su sitio, desde el personal de oficinas y servicios administrativos y técnicos, turismo, Policía local, mantenimiento, obras y servicios, etc. De cada uno me guardaré siempre lo mejor, y como ciudadano siempre me quedará la tranquilidad de que los designios públicos de esta ciudad están encomendadas en buenas manos.

Resta expresar mi enhorabuena a todos aquellos Concejales y Concejalas que vayan a jurar o prometer sus cargos el próximo sábado 13 de junio, y espero se hagan merecedores de la confianza que les han depositado los ciudadanos, con el deseo de que gobiernen no para sus electores, sino para todo un pueblo. Alhama se lo merece.

Y si de algo tengo que pedir perdón en estos cuatro años, es a mi familia y amigos, por todas las horas que les he sustraído por mi dedicación a esta casa. Espero que en esta etapa siguiente de mi vida, sepa restablecer toda la comprensión que a mí han sabido transmitirme estos cuatro años.

Por mi parte, poco más, se ha consumido mi tiempo, en la esperanza que todo lo hecho, haya sido en bien de Alhama.

Muchas gracias”